Stevia.

La stevia es un pequeño arbusto herbáceo que no suele sobrepasar los 80 cms de alto, de hoja perenne, y de la familia de los crisantemos. Su nombre culto es Stevia Rebaudiana Bertoni, en honor a los dos científicos (Rebaudí y Bertoni) que la estudiaron y clasificaron en primer lugar.

Es originaria de la cordillera de Amambay, entre Paraguay y Brasil, en donde crece de forma espontánea, y ha sido consumida por los indios guaraní durante siglos, mucho antes de la llegada de los españoles a América. Los nativos la llamaban Ka´a He´e, que se pronuncia con doble a y doble e, y h aspirada como la h inglesa, con pronunciación aguda en ambos casos. Ka´a He´e significa yerba dulce en español. La stevia procede de la misma zona que la yerba mate, que es el té sudamericano, por lo que no es extraño que se utilizara desde tiempo inmemorial para endulzar el mate, y por tanto puede decirse que la stevia es el edulcorante natural más antiguo que se conoce. 


La hoja de la stevia es la parte más dulce de la planta y donde residen sus propiedades terapéuticas. Las flores de la stevia son pequeñas y blancas, y no demasiado vistosas. En España suelen aparecer en octubre. Las semillas de esta planta son aquenios muy ligeros que son diseminados por el viento y tienen una capacidad de germinación mas bien escasa. 

 

 

Hoy en día la stevia se cultiva de forma intensiva para la fabricación del único edulcorante seguro, natural, y sin riesgos para la salud. Y también para consumirla como planta medicinal por sus propiedades curativas.


En Sudamérica se cultiva principalmente en los distritos de Amambay e Iguazú, frontera de Brasil, Paraguay y Argentina. Sin embargo, China es el principal productor y consumidor de stevia del mundo, seguida de Japón. En España y en Europa la stevia es una planta prácticamente desconocida. Y la Asociación Española de la Stevia Rebaudiana se ha propuesto difundirla y darla a conocer. Con tu generosa ayuda.

¿Por qué la stevia es mejor que el azúcar?

 

1. No engorda

Los efectos perjudiciales del azúcar refinado en nuestro organismo son obvios e innegables. Debido a su alto contenido calórico, el azúcar engorda. Además, es prácticamente imposible evitar su consumo porque hoy en día existe una gran cantidad de productos azucarados. Por el contrario, la stevia no contiene ninguna caloría en absoluto.

2. Es mucho más dulce

Las hojas de la planta de stevia son aproximadamente 40 veces más dulces que el azúcar y el edulcorante en polvo que se extrae de las mismas hasta 200-300 veces más dulce. Además, la llamada “hoja dulce” puede conservarse sin perder sus propiedades durante un periodo aproximado de 5 años.

3. Tiene un índice glucémico de cero

El índice glucémico (IG) mide la cantidad y la rapidez con la que un alimento es capaz de aumentar el azúcar en la sangre de un individuo. Los alimentos con un valor de índice glucémico inferior a 50 se consideran relativamente seguros para personas diabéticas. Cuánto más bajo sea el valor, mejor. Para que te hagas una idea: la sacarosa tiene un IG de 89 y la glucosa un IG de 100. Esto convierte a la “hoja dulce” en el producto ideal para mantener a raya los síntomas de la diabetes sin tener que sacrificar la dulzura en tus comidas.

4. Previene la placa bacteriana

Cuando consumes azúcar, se origina una capa de bacterias que se adhiere a los dientes, provocando la aparición de placa dental y caries a largo plazo. Los chicles y los dentífricos contienen unos ingredientes llamados “alcoholes de azúcar” o”polioles”, tales como el eritritol, el sorbitol y el maltitol, que impiden la adhesión de las bacterias dentales a tus dientes: las bacterias no pueden fermentar estos componentes. Pero los alcoholes de azúcar pueden ser perjudiciales para la salud. Contienen muchas calorías y algunas de ellas poseen un alto IG nada recomendable para las personas diabéticas. Además, provocan hinchazón y gases en individuos propensos a ello. La stevia tiene los mismos efectos positivos que los polioles pero sin ningún efecto secundario.

5. Reduce la presión sanguínea elevada

Durante generaciones, las tribus nativas de Sudamérica han estado utilizando la stevia como método para reducir la presión sanguínea en personas que padecen hipertensión. Sin embargo, varias pruebas exhaustivas han revelado que la stevia no reduce la presión sanguínea en individuos sanos.

6. No es adictiva

Además de todas las calorías que contiene, el azúcar es adictivo e impulsa el deseo de consumir productos azucarados. Existen edulcorantes artificiales, como la sucralosa o el aspartamo, que apenas tienen calorías o IG, pero siguen teniendo el mismo inconveniente que el azúcar: estimulan el deseo por lo dulce. Asimismo, se han observado efectos secundarios negativos asociados al consumo de edulcorantes artificiales: dolores de cabeza, mareos, dolores de estómago e incluso erupciones. Al contrario, se ha demostrado que la stevia no es adictiva y, además, elimina los antojos.

7. Puede tratar infecciones provocadas por hongos

La candidiasis es una infección provocada por un tipo de levadura natural presente en los intestinos de todos los seres humanos. Esta levadura recibe el nombre de candida albicans y cuando crece en exceso causa candidiasis, cuyos síntomas son náuseas, diarrea y vómitos.La aparición de candidiasis se debe a la fermentación de azúcar en el intestino llevada a cabo por la candida albicans.

Pero ¿qué ocurre cuando esta levadura intenta fermentar la stevia natural? No puede. La candida albicans no es capaz de fermentar stevia y, por tanto, no provoca candidiasis. Por este motivo, es totalmente seguro sustituir el azúcar por la stevia en personas con este problema. No obstante, consulta siempre a un médico antes de modificar tu dieta y ten cuidado al utilizar stevia 100 por ciento pura sola.

Ya lo sabes, la 'hoja dulce' puede ser un aliado para llevar una vida saludable.

A)    Las personas que consumen habitualmente la stevia para endulzar sus infusiones (té, café, roobios, manzanilla, etc.) o sus alimentos en general, como sustituto del azúcar y los edulcorantes artificiales, ya que la stevia aporta cero calorías a nuestra dieta, y es el único endulzante natural totalmente seguro para un consumo habitual y de por vida cuando el azúcar está contraindicado, como es el caso de los diabéticos y de las personas que siguen una dieta de adelgazamiento prolongada.


Como edulcorante, la stevia puede consumirse de diversas formas: Como hoja seca en polvo la stevia es unas 30 veces más dulce que el azúcar, y si es posible, debe usarse en sobrecitos filtrantes como los del té y otras infusiones, a las que endulza. (Ver apartado Cómo consumir stevia en esta web). En forma de polvo blanco concentrado la stevia es alrededor de 300 veces más dulce que el azúcar.

  1. En forma de líquido concentrado de color verde oscuro la stevia es casi 70 veces más dulce que el azúcar, y generalmente se usa para endulzar la leche, las infusiones o en recetas de repostería.

  2. En forma de líquido blanco translúcido para usar en gotas como endulzante de infusiones. (Nota: El porcentaje de glucósido depende de cada variedad de stevia rebaudiana. Así la variedad criolla y la morita rondan el 12% de glucósido. Mientras que la variedad eirete puede alcanzar el 18%)

  3. La Asociación de la Stevia Rebaudiana, dentro de sus posibilidades, proporcionará edulcorantes y hoja seca de stevia a todas las personas que deseen usar un endulzante natural y sin riesgos para la salud.


B) Cada día más personas consumen stevia como planta medicinal para paliar sus dolencias.Y se debe tener en cuenta que sólo las hojas frescas o secas contienen en toda su integridad los principios activos que tienen propiedades terapéuticas.


Se recomienda consumir las hojas frescas de la stevia directamente de la planta si se dispone de suficiente número de plantas para un tratamiento diario de 6 a 8 hojas repartidas en dos tomas de mañana y tarde.

 

En otro caso, se debe consumir una cantidad equivalente de hoja seca en la forma que se indica en Cómo consumir stevia en esta web. En especial, durante el otoño y el invierno, épocas en que, en nuestras latitudes, las plantas de stevia detienen su vegetación y no dan nuevas hojas.


Pero veamos en qué aspectos la stevia puede contribuir a que llevemos una vida sana: La stevia aporta una acción hipoglicémica a las personas que padecen diabetes tipo 2, no dependientes de la insulina. El Departamento de Endocrinología y Metabolismo del Hospital Universitario a Aarthus, en Dinamarca, determinó que la stevia actúa sobre las células beta del páncreas estimulando la producción de insulina de forma natural. En la actualidad se realizan estudios sobre los efectos de la stevia en la diabetes tipo 1, insulina dependiente.

  1. La stevia es beneficiosa para las personas hipertensas. La División de Medicina Cardiovascular de la Universidad Médica de Taipe, en Taiwán, ha determinado que la stevia actúa como hipotensor y cardiotónico, es decir, regula la tensión arterial y los latidos del corazón. La stevia es también vasodilatadora.

  2. La stevia es un poderoso antioxidante unas 7 veces más potente que el té verde.

  3. La stevia es bactericida y se utiliza en dentífricos y chicles para prevenir la caries dental por su acción antibiótica contra la placa bacteriana.

  4. La stevia combate ciertos hongos, como el Cándida Albicans, que causa vaginitis.

  5. La stevia es un diurético suave que ayuda a disminuir los niveles de ácido úrico.

  6. La stevia tiene efectos beneficiosos en la absorción de las grasas, es antiácido y facilita la digestión.

  7. La stevia contrarresta la fatiga y los estados de ansiedad.

  8. Mejora la resistencia frente a gripes y resfriados.

  9. Es cicatrizante y bactericida en aplicaciones contra quemaduras, heridas, etc.